Dicha en un momento de misterio: Galletas de la fortuna para un 2012 estratégico

Es el comienzo de un año nuevo, un momento simbólico para muchas personas.

En Occidente, esta es una rara ocasión en la que nuestra sociedad, tan exigente en realidad, apenas prescribe nada. Cuando los medios de comunicación, la publicidad y la mitología cultural no nos dicen qué sentir, desear o hacer.

Según el lugar donde vivimos, cuando el reloj marca la medianoche, hay diferentes costumbres y comportamientos que podemos seguir, pero el significado más profundo de este momento lo ha de definir o adoptar cada persona para sí.

En mi región adoptada de Cataluña, poblada por grandes torres de reloj en cada pueblo y ciudad, comemos una uva por cada campanada de la medianoche. Apresuradamente metiendo una uva por segundo en nuestra boca abierta bajo nuestros sonrientes ojos, nos preguntamos en secreto, cada año, si nos atragantaremos al llegar a la duodécima uva —lo que transformaría ese ritual en una despedida del mundo en lugar de una entrada en el año nuevo. Al final, no nos atragantamos, nunca lo hacemos, aunque el riesgo es emocionante y palpable.

Continue reading »

El espejo, el vestido y el paradigma digital

Con prisa e impaciente, allí estaba yo, de pie frente al espejo tratando de hacer un nudo atractivo con el cinturón de tela de un vestido cruzado que había elegido para hoy.

Hice un nudo, di un paso atrás, me miré en el espejo, fruncí el ceño, desaté el nudo y lo volví a hacer.

Tenía que estar saliendo ya; no tenía mucho tiempo antes del comienzo de una reunión con un grupo de clientes.

«Este», murmuré para mi, «es peor que el primero». Dejé escapar un suspiro y fue entonces cuando sucedió algo inesperado.

Tuve el impulso inmediato de ir al menú y seleccionar y hacer clic en Deshacer, de volver al nudo anterior con un simple y rápido clic del ratón. 

Continue reading »

La historia de la motocicleta

La vi mientras corría.

Aparcada al lado de otras, la parte trasera hacia fuera, entre dos líneas blancas oblicuas.

Ni siquiera sé de qué color era porque el recuerdo me llegó rápido y fluido mientras mis ojos repasaban los detalles y leían la palabra Ducati.

La memoria brotó sin esfuerzo. Las imágenes que me vinieron a la mente eran familiares, era la misma secuencia que recordaba cada vez que veía una moto de esa marca.

Recuerdo la intensidad de su mirada al explicarme lo que él quería que yo entendiera con la simplicidad de la pasión.

Hace muchos años, mi amigo y yo íbamos caminando al trabajo por las callejuelas que serpenteaban por el barrio cercano al campus de la universidad; los dos trabajábamos de camareros en el mismo restaurante. De repente se detuvo, dejó de hablar y bajó la mirada hacia una solitaria motocicleta de color rojo aparcada en la grava. Su rostro se suavizó y asintió con la cabeza mientras nos quedamos en silencio. Entonces, levantó la mirada, clavó sus ojos brillantes en los míos y con entusiasmo en su voz dijo: 

Continue reading »

5 consejos para responder a emails que salvarán tu vida profesional

Los mensajes por email son unas de las herramientas de comunicación más dinámicas y a la vez asombrosamente peligrosas que tenemos. Y están aquí para quedarse.

Mientras volamos de Facebook, a Tweeter, y de Google+ a las aplicaciones emergentes del futuro, el email hará el viaje con nosotros, en el asiento de al lado con el cinturón de seguridad abrochado, sorbiendo un cóctel, seguro de su destino.

El uso de esta poderosa herramienta no requiere licencia, formación ni aprendizaje. Se trata de una tecnología abierta que todos puedan usar —libre e inocentemente. El email se considera un vehículo que fomenta la comunicación eficaz y fluida.

Hasta la primera colisión.

Es entonces cuando te das cuenta del daño que esta herramienta puede hacer en un abrir y cerrar de ojos. Y también te das cuenta, con horror, que los mensajes son menos biodegradables que el acero. Son permanentes.

Una vez que pulses el botón enviar, no los podrás recuperar o modificar —jamás. Solo pensarlo hace que me estremezca.

Como estratega de la comunicación, creo que todos necesitamos un poco de orientación para evitar desastres, consejos prácticos o reglas que nos ayuden a mantener nuestras relaciones profesionales sanas y largas.

Sin embargo, antes de pasar a los 5 consejos, tengo que hacer una confesión.

Hace unas semanas, rompí mis propias reglas clave para responder emails profesionales.

También rompí la regla de seguridad que había establecido en el caso de que quisiera romper las reglas clave.

Por supuesto, se produjo un pequeña colisión.

Continue reading »

Sé innovador. Tu público come queso.

Pero no cualquier tipo de queso.

Miles de personas que viven en mi ciudad, Barcelona, están siguiendo una dieta específica que consiste en proteínas y verduras, poca grasa, casi nada de hidratos de carbono, ni aceite. ¿Puedes imaginar cuánta gente de esta gran metrópolis estará comiendo queso bajo en grasa mientras lees este artículo? Se trata de una tendencia que va en aumento y que probablemente alcanzará importantes cifras en los próximos años en Europa y América del Norte.

Sin embargo en esta misma ciudad, no conozco ningún restaurante que sirva siquiera un plato especialmente pensado para que estas personas sacien su apetito y puedan sentarse, relajarse y disfrutar con el resto de la población aficionada a comer fuera. Se quedan excluidas o deben romper su dieta. Esto les puede hacerse sentir frustradas y hasta puede llegar a afectar sus relaciones sociales.

Algo no cuadra. 

Continue reading »

Tu galleta de la suerte: Un mensaje estratégico para un verano afortunado

La tradición de envolver consejos para tener buena suerte dentro de una galleta se originó en Japón en el siglo XIX. Sin embargo, con las oleadas de emigración a Estados Unidos y Europa, junto con un espíritu emprendedor entusiasta, esta tradición de repente cambió de manos y comenzó su popularidad legendaria como postre ritual en miles de restaurantes chinos.

El misterio y la intriga de leer augurios de la suerte dentro de una galleta nos despierta el apetito de resolver los enigmas de nuestro futuro.

Así que, para desearte un maravilloso verano de relax y reflexión, La Estrategia Blog ha hecho una galleta de la suerte para ti.

Dentro de una de las cuatro galletas que encontrarás más abajo, hay un mensaje que, si lo entiendes y lo usas sabiamente, te guiará por el camino del desarrollo sano y feliz de tus proyectos.

El mensaje está destinado especialmente para el veraniego mes de agosto, aunque también vale para los 12 meses del año.

Lo que tienes que hacer es lo siguiente:

Mira los cuatro números y escoge uno, haz clic en él para abrir la galleta y lee lo que hay dentro.

Después de leer tu suerte, si sientes curiosidad y quieres abrir otra galleta, adelante — en todas ellas hay sabiduría estratégica. Pero recuerda: la primera que abras lleva el mensaje que la suerte eligió especialmente para ti.

Disfruta…

1

2

3

4

Las tres estrategias del mundo clásico

Después de muchos viajes a tierras lejanas como una especie de moderno Ulises, después de vagar por el mar a lo largo y ancho, de aquí para allá, finalmente llegué a salvo al mítico puerto de Ítaca — Barcino, en mi historia.

En mis travesías de los últimos años he llegado a conocer copiosos proyectos y sus estrategias en muchos países diferentes. Los he amado, nutrido, he luchado por ellos e incluso he dejado que algunos hicieran sus propios viajes con nuevos mapas y otras astucias.

Al reflexionar de nuevo sobre los tipos de estrategias que he conocido, los que las organizaciones, empresas y emprendedores emplean en todo el mundo, veo con claridad que se pueden clasificar en tres grupos clásicos a los que me referiré brevemente a continuación.

En honor al final de mi propio viaje, el antiguo puerto romano hoy conocido como Barcelona, creí apropiado crear nombres especiales para estas estrategias que aún prosperan en nuestros tiempos modernos. Así nacieron: estrategius espiritum, estrategius aleatorium y estrategius precisum. 

Continue reading »

Tretas, mentiras y engaños: Un relato real

El vendedor desesperado

Una mujer que vive en una gran ciudad europea trata de vender un piso que tiene en una pequeña ciudad de las afueras. El piso lleva en venta más de dos años. Está en las listas de cuatro agencias inmobiliarias y hay muchas otras agencias que llaman cada semana interesadas en tenerlo en las suyas. Todas parecen comprensiblemente desesperadas. La mujer les dice «no, gracias» a todas con educación.

Un día, un hombre la llama y le pide que le enseñe el piso. Está muy interesado. Le dice que representa a una agencia y la mujer le dice: «Ya lo tienen cuatro agencias en sus listas y eso es suficiente, pero gracias por llamar». Y el hombre le responde: «Oh, pero yo soy el que está interesado en el piso, no mi agencia. Estoy buscando un piso en esta ciudad. Verá, me tengo que mudar de donde vivo ahora, un piso con terraza, y busco otro piso con terraza, por eso estoy interesado en el suyo».

La historia del hombre tiene lógica y ella le da una cita para enseñarle el piso.

El día de la cita, la mujer conduce durante media hora en coche hasta la ciudad de las afueras, se encuentra con el hombre en el apartamento y le echa un vistazo. El hombre lleva un pequeño cuaderno negro, que parece muy oficial y que se pasa distraídamente de una mano a la otra mientras examina las habitaciones.

Luego le dice:

Continue reading »

‪El brillo y el resplandor del fracaso‬

Fracasos.‬ ‪No hablamos mucho de ellos.‬ ‪No los incluimos en nuestros curricula vitae ni comenzamos nuestras cartas de presentación, entrevistas de trabajo o intentos de vender nuestros proyectos mencionándolos.

Pero tal vez no sería una mala idea.‬

¿Arriesgado?‬ ‪Quizás.

¿Descarado?‬ ‪Sí.

¿Como ejemplo de nuestra capacidad para prestar atención, aprender y evolucionar al analizar situaciones con valentía y tener el coraje de seguir adelante, esta vez con una mayor comprensión y habilidad?‬ ‪Definitivamente.

Los patrocinadores de proyectos, los cazatalentos, los formadores de equipos, los buenos jefes y los grandes profesionales de las relaciones humanas saben lo importante que es.‬ ‪En realidad, aprender de los errores sin temor podría ser la destreza más importante que tenemos.

Si tienes alguna experiencia real en el mundo del trabajo, entonces seguro que has formado parte de un proyecto que ha fracasado (es decir, que no cumplió los objetivos, ya fuesen los oficialmente declarados o los que deseabas).‬

Y ¿sabes qué?‬ ‪¡Genial!‬

No hay mejor oportunidad para aprender —no hay mejor oportunidad para poner a prueba tu capacidad de pensamiento analítico, crítico y creativo que buscar las razones de por qué un proyecto falló.‬

Tal vez, al principio, no te sea fácil y eso es comprensible.‬ ‪Escucha lo que puedes hacer ahora mismo.‬ ‪Reclínate, aleja un poco tu silla del ordenador o deja la pantalla que tengas en tus manos, levanta la mirada y hazte esta pregunta: ¿cuál fue mi último o mayor fracaso?‬ ‪No un error, ni un paso en falso o una mala decisión, sino un verdadero fracaso.‬ ‪Es decir, un proyecto que no te salió como te habías propuesto —ya fuese con tu propio dinero y recursos o con los de otros. Eso no importa para este ejercicio.‬ ‪El único criterio es que el proyecto no funcionó.‬ ‪Punto.

Ahora que tienes eso en mente, deja pasar cualquier oleada súbita de emoción que sientas como un arbol deja pasar el viento entre las hojas para luego quedarse sereno y quieto de nuevo. Dedica unos minutos a pensar en lo que salió mal, estratégicamente hablando.‬ ‪No culpes a los demás.‬ ‪Piensa de manera objetiva y con cierta distancia.

Deconstruye todo el proyecto si es necesario, busca los puntos débiles, los puntos ciegos, trata de ver lo que faltaba o lo que era demasiado abundante.‬ Identifica todas las piezas, sin sentirte culpable, sin resentimiento.‬

Examínalo y tállalo como si fuese un diamante en bruto.‬ ‪Descubre su tamaño, dimensión, forma y contornos y deja que la oportunidad te hipnotice con su brillo reflectante.‬ ‪Tú, amiga mía, amigo mío, has descubierto un tesoro.

¿Por qué podemos aprender aún más de un proyecto fallido que de un éxito? ‪Porque hay información precisa y detallada sobre el tipo exacto de acción, ausencia, descuido y traspiés estratégico que llevó un proyecto por la senda equivocada o a un callejón sin salida.‬ ‪Esta información es tu tesoro.‬ ‪Convertirá tu caja de herramientas en un cofre de joyas y si haces este ejercicio con honestidad y con verdadera curiosidad, nunca volverás a cometer los mismos errores. Tus próximos proyectos serán estratégicamente más claros y tendrán mayores probabilidades de alcanzar las metas y tener éxito.

¿Te sigue pareciendo desagradable este ejercicio?‬ ‪¿Quieres un ejemplo de mi saco de experiencias?‬ ‪Vale. Aquí va.

Continue reading »

Una declaración de visión en 3 escenarios

Escenario 1: La isla

Estás sentada en la arena fresca y dorada de una pequeña playa. Tu ropa está mojada y destrozada, pero te sientes bien. No estás segura de cómo llegaste allí, lo último que recuerdas es que estabas de pie en la cubierta de un gran barco mirando el mar sin fin. Te das la vuelta para ver lo que te rodea. Detrás de ti hay una selva espesa y verde, bañada en la luz cálida de la puesta del sol. No hay nadie más a la vista. Algo te dice que estás sola. Es una isla desierta. Te sientes bien y extrañamente tranquila mientras la luz del sol alarga las sombras de las pequeñas conchas que hay esparcidas por la arena. Te pones a pensar. Piensas en las personas a quienes quieres, en las personas que te quieren. Fantaseas sobre construir una cabaña para vivir y comer la fruta de las palmeras. Las horas pasan, el cielo se vuelve naranja intenso y mientras te acuestas sobre la arena suave y miras el cielo, comienzas a pensar en tu proyecto, tu creación, tu trabajo. Tu perspectiva es diferente. Puedes ver tu proyecto con distancia por primera vez. Y empiezas a ver lo que le da al mundo, cómo se integra en él, cómo el mundo va a cambiar si sigues adelante, si haces tu proyecto fuerte. Y te das cuenta de que comienzas a sonreír al mismo tiempo que tienes este pensamiento: «El mundo me necesita, el mundo necesita mi proyecto».

A lo lejos, débilmente al principio, el sonido de la sirena de un barco se deja oír por encima del rítmico batir de las olas.

Escenario 2: La mujer

Estás en una espaciosa oficina con el piso de madera lustrada, estás solo con una mujer vestida con un traje sastre ajustado de lino de color marrón claro. Estáis sentados uno frente otro, cómodamente, en amplias sillas tapizadas de color beige, no hay ningún escritorio entre los dos. Estás intentando venderle tu proyecto; ella puede brindarte el apoyo económico y logístico que has soñado. Ella escucha tus palabras con atención e interés mientras le describes magistralmente tu proyecto. Te detienes un momento, inspiras profundamente, te centras y esperas alguna pregunta o signo de interés. Tu único público te mira con una sonrisa en sus ojos y después de un momento de silencio, con respeto, dice: «Me gusta. Solo tengo una pregunta antes de darte todo mi apoyo: ¿Qué trata de lograr tu proyecto en el mundo?»

Escenario 3: El círculo

Te han invitado a una reunión. Entras en una gran habitación con muchas sillas dispuestas en un amplio círculo. Hay muchas personas y todas empiezan a tomar asiento tranquilamente y sin prisa. Al mirar alrededor, empiezas a reconocer muchas caras y de repente te das cuenta: te encuentras en una reunión con los visionarios más importantes del mundo, líderes, pensadores y grandes maestros de todos los tiempos. Hay gente de todos los tonos de piel que te puedas imaginar; son altos, bajos, grandes y pequeños; son mujeres y hombres de todas las edades. Estás segura de que algunos de estos líderes no podrían estar vivos aún. Sin embargo, aquí están juntos en esta sala, como si el tiempo no tuviera ninguna importancia. Y ahí estás —de pie entre ellos. «Debe haber habido una confusión en las invitaciones», murmuras incómodamente para ti misma sintiéndote incómoda y fuera de lugar.

Siguiendo el ejemplo de las demás personas que hay en la habitación, tomas asiento en el gran círculo de sillas y te sientas sin hacer ruido preguntándote qué va a pasar. Espontánea y naturalmente, todos, las mujeres y los hombres de la sala, empiezan a hablar uno por uno, por turnos, mientras todos los demás escuchan en silencio con mucha atención y paciencia. Cada uno expone breve y simplemente su visión de cómo les gustaría que fuese el mundo y cómo, con su trabajo particular, se esfuerzan para hacer realidad su visión. Comienzas a ponerte nerviosa y sientes cosquillas en el estómago. No te gusta este tipo de ejercicio. Sin embargo, mientras estás sentada en silencio y escuchas, te das cuenta de que nadie parece incómodo y a nadie le cuesta encontrar palabras para expresar sus ideas. Y nadie juzga o critica nada de lo que los demás dicen; todos parecen aceptar realmente todo lo que exponen. Parece que lo más importante es, sencillamente, que las palabras les salen del corazón. Y esta manera de hablar relaja el ambiente de la sala. Y te empiezas a sentir un poco menos nerviosa, un poco más alerta… y más curiosa.

Continue reading »