Category: Visión

Galletas estratégicas: Un pequeño ritual para 2015

Ha llegado el momento otra vez. ¿Estás lista? ¿Estás listo?

Es el momento de abrir las galletas de la suerte de La Estrategia Blog.

Si lo has hecho antes, ya sabes cómo funciona. Si quieres participar por primera vez, bienvenido; coge una silla y sigue leyendo.

Como cada año, hay una galleta de la suerte esperando solo para ti. Y, como cada año, los contenidos de las galletas son únicos y están recién horneados para este momento concreto.

En su interior hay un mensaje en forma de un breve ritual centrado en tu negocio o proyecto —cualquiera que sea su estado de desarrollo. Podría ser un negocio que lleva funcionando muchos años o un proyecto que se encuentra en el proceso de creación.

El pequeño ritual que se describe dentro de cada galleta ha sido especialmente diseñado para ayudarte a seguir adelante con tu proyecto durante el curso de este año. Será especialmente útil si en este momento te sientes atascado, sin saber cuál debe ser tu siguiente paso, o si simplemente necesitas un golpe de inspiración para hacer que las cosas fluyan en la dirección que deseas.

Continue reading »

De la oscuridad a la luz: el secreto del content marketing

Al final de esta entrada perderás el miedo a la oscuridad… o al hombre del saco… o al marketing —sobre todo al content marketing.

La palabra marketing hace que muchos nos sintamos intimidados. De algún modo, se ha convertido en un dios mitológico omnipresente e implacable, siempre dispuesto a lanzarnos relámpagos si no lo veneramos y no le hacemos ofrendas a su poder y grandeza.

Es una palabra que muchas veces produce ansiedad, porque casi siempre pensamos que no lo hacemos bien… o que no sabemos hacerlo… o que no estamos al día sobre las últimas tendencias… o que no las adoptamos con celeridad… o que no nos hacemos oír… o que no somos tan cool.

El marketing, hasta ahora, ha sido el terreno divino de una élite creativa, no de los simples mortales como tú y yo.

El marketing es como hombre del saco con Ray-Bans.

Pero, al final de esta entrada, eso será diferente. Habrás desnudado el mito y domado a la bestia.

¿Suena bien? Empecemos entonces.

Continue reading »

Una galleta de la suerte para ti: Lo que se está cocinando para 2013

Inspirándose a la vez en la tradición y la innovación, la chef de La Estrategia Blog ha preparado una nueva bandeja de galletas de la suerte para celebrar el fin de 2012 y comenzar el año nuevo cocinando algo con los ingredientes más tentadores y una pizca de misterio.

La receta única de estas galletas de la suerte está especialmente confeccionada para las dietas de emprendedoras, profesionales independientes, artistas, propietarios de pequeñas empresas y líderes de organizaciones. Pero, además, son también de fácil digestión y muy nutritivas para directoras de grandes empresas, parlamentarios y promotores de cambios.

Como estas galletas solo se ofrecen una vez al año, se mezclan y hornean cuidadosamente para que contengan el exquisito sabor de la reflexión y recubiertas con un glaseado de pensamiento creativo.

Si en este momento no te apetece reflexionar ni pensar creativamente, tal vez sea mejor que esperes a que se te abra el apetito. Las galletas no tienen fecha de caducidad y se mantendrán frescas hasta que te apetezcan. Hechas con ingredientes naturales y locales, las galletas permanecerán a salvo en el estante digital de este blog —herméticamente cerradas, tostadas y crujientes.

Pero si tienes apetito ahora mismo y sientes curiosidad por conocer la suerte que te espera, a la chef le gustaría ayudarte a disfrutar de estas galletas al máximo desvelándote su secreto culinario: La creencia de que nuestros proyectos y empresas son extensiones de nosotros mismos —de nuestro talento, nuestras habilidades, nuestro paisaje emocional, nuestros puntos ciegos y nuestros deseos.

La chef considera que lo personal es lo profesional y que es difícil separar estas dos facetas. Y visto así, qué maravilloso es observar cómo nutrimos nuestros proyectos, y cómo a su vez estos nos nutren. Somos, de hecho, inseparables.

Ahora pasemos a la parte divertida.

Si quieres abrir una galleta de la suerte, en primer lugar contempla todos los números y, cuando estés listo, selecciona uno, el que más te tiente. Haz clic en el número, no la imagen de la galleta.

Esa es la que se ha preparado para ti.

Léela, saboréala y disfrútala.

Gracias por estar aquí, querido lector, conmigo y con La Estrategia Blog un año más. Eres lo que me inspira para seguir escribiendo.

Felices fiestas y feliz año nuevo!

Jenifer

(Recuerda, haz clic en el número, no la imagen de la galleta.)

1

2

3

4

La historia de la motocicleta

La vi mientras corría.

Aparcada al lado de otras, la parte trasera hacia fuera, entre dos líneas blancas oblicuas.

Ni siquiera sé de qué color era porque el recuerdo me llegó rápido y fluido mientras mis ojos repasaban los detalles y leían la palabra Ducati.

La memoria brotó sin esfuerzo. Las imágenes que me vinieron a la mente eran familiares, era la misma secuencia que recordaba cada vez que veía una moto de esa marca.

Recuerdo la intensidad de su mirada al explicarme lo que él quería que yo entendiera con la simplicidad de la pasión.

Hace muchos años, mi amigo y yo íbamos caminando al trabajo por las callejuelas que serpenteaban por el barrio cercano al campus de la universidad; los dos trabajábamos de camareros en el mismo restaurante. De repente se detuvo, dejó de hablar y bajó la mirada hacia una solitaria motocicleta de color rojo aparcada en la grava. Su rostro se suavizó y asintió con la cabeza mientras nos quedamos en silencio. Entonces, levantó la mirada, clavó sus ojos brillantes en los míos y con entusiasmo en su voz dijo: 

Continue reading »

Tu galleta de la suerte: Un mensaje estratégico para un verano afortunado

La tradición de envolver consejos para tener buena suerte dentro de una galleta se originó en Japón en el siglo XIX. Sin embargo, con las oleadas de emigración a Estados Unidos y Europa, junto con un espíritu emprendedor entusiasta, esta tradición de repente cambió de manos y comenzó su popularidad legendaria como postre ritual en miles de restaurantes chinos.

El misterio y la intriga de leer augurios de la suerte dentro de una galleta nos despierta el apetito de resolver los enigmas de nuestro futuro.

Así que, para desearte un maravilloso verano de relax y reflexión, La Estrategia Blog ha hecho una galleta de la suerte para ti.

Dentro de una de las cuatro galletas que encontrarás más abajo, hay un mensaje que, si lo entiendes y lo usas sabiamente, te guiará por el camino del desarrollo sano y feliz de tus proyectos.

El mensaje está destinado especialmente para el veraniego mes de agosto, aunque también vale para los 12 meses del año.

Lo que tienes que hacer es lo siguiente:

Mira los cuatro números y escoge uno, haz clic en él para abrir la galleta y lee lo que hay dentro.

Después de leer tu suerte, si sientes curiosidad y quieres abrir otra galleta, adelante — en todas ellas hay sabiduría estratégica. Pero recuerda: la primera que abras lleva el mensaje que la suerte eligió especialmente para ti.

Disfruta…

1

2

3

4

Las tres estrategias del mundo clásico

Después de muchos viajes a tierras lejanas como una especie de moderno Ulises, después de vagar por el mar a lo largo y ancho, de aquí para allá, finalmente llegué a salvo al mítico puerto de Ítaca — Barcino, en mi historia.

En mis travesías de los últimos años he llegado a conocer copiosos proyectos y sus estrategias en muchos países diferentes. Los he amado, nutrido, he luchado por ellos e incluso he dejado que algunos hicieran sus propios viajes con nuevos mapas y otras astucias.

Al reflexionar de nuevo sobre los tipos de estrategias que he conocido, los que las organizaciones, empresas y emprendedores emplean en todo el mundo, veo con claridad que se pueden clasificar en tres grupos clásicos a los que me referiré brevemente a continuación.

En honor al final de mi propio viaje, el antiguo puerto romano hoy conocido como Barcelona, creí apropiado crear nombres especiales para estas estrategias que aún prosperan en nuestros tiempos modernos. Así nacieron: estrategius espiritum, estrategius aleatorium y estrategius precisum. 

Continue reading »

Una declaración de visión en 3 escenarios

Escenario 1: La isla

Estás sentada en la arena fresca y dorada de una pequeña playa. Tu ropa está mojada y destrozada, pero te sientes bien. No estás segura de cómo llegaste allí, lo último que recuerdas es que estabas de pie en la cubierta de un gran barco mirando el mar sin fin. Te das la vuelta para ver lo que te rodea. Detrás de ti hay una selva espesa y verde, bañada en la luz cálida de la puesta del sol. No hay nadie más a la vista. Algo te dice que estás sola. Es una isla desierta. Te sientes bien y extrañamente tranquila mientras la luz del sol alarga las sombras de las pequeñas conchas que hay esparcidas por la arena. Te pones a pensar. Piensas en las personas a quienes quieres, en las personas que te quieren. Fantaseas sobre construir una cabaña para vivir y comer la fruta de las palmeras. Las horas pasan, el cielo se vuelve naranja intenso y mientras te acuestas sobre la arena suave y miras el cielo, comienzas a pensar en tu proyecto, tu creación, tu trabajo. Tu perspectiva es diferente. Puedes ver tu proyecto con distancia por primera vez. Y empiezas a ver lo que le da al mundo, cómo se integra en él, cómo el mundo va a cambiar si sigues adelante, si haces tu proyecto fuerte. Y te das cuenta de que comienzas a sonreír al mismo tiempo que tienes este pensamiento: «El mundo me necesita, el mundo necesita mi proyecto».

A lo lejos, débilmente al principio, el sonido de la sirena de un barco se deja oír por encima del rítmico batir de las olas.

Escenario 2: La mujer

Estás en una espaciosa oficina con el piso de madera lustrada, estás solo con una mujer vestida con un traje sastre ajustado de lino de color marrón claro. Estáis sentados uno frente otro, cómodamente, en amplias sillas tapizadas de color beige, no hay ningún escritorio entre los dos. Estás intentando venderle tu proyecto; ella puede brindarte el apoyo económico y logístico que has soñado. Ella escucha tus palabras con atención e interés mientras le describes magistralmente tu proyecto. Te detienes un momento, inspiras profundamente, te centras y esperas alguna pregunta o signo de interés. Tu único público te mira con una sonrisa en sus ojos y después de un momento de silencio, con respeto, dice: «Me gusta. Solo tengo una pregunta antes de darte todo mi apoyo: ¿Qué trata de lograr tu proyecto en el mundo?»

Escenario 3: El círculo

Te han invitado a una reunión. Entras en una gran habitación con muchas sillas dispuestas en un amplio círculo. Hay muchas personas y todas empiezan a tomar asiento tranquilamente y sin prisa. Al mirar alrededor, empiezas a reconocer muchas caras y de repente te das cuenta: te encuentras en una reunión con los visionarios más importantes del mundo, líderes, pensadores y grandes maestros de todos los tiempos. Hay gente de todos los tonos de piel que te puedas imaginar; son altos, bajos, grandes y pequeños; son mujeres y hombres de todas las edades. Estás segura de que algunos de estos líderes no podrían estar vivos aún. Sin embargo, aquí están juntos en esta sala, como si el tiempo no tuviera ninguna importancia. Y ahí estás —de pie entre ellos. «Debe haber habido una confusión en las invitaciones», murmuras incómodamente para ti misma sintiéndote incómoda y fuera de lugar.

Siguiendo el ejemplo de las demás personas que hay en la habitación, tomas asiento en el gran círculo de sillas y te sientas sin hacer ruido preguntándote qué va a pasar. Espontánea y naturalmente, todos, las mujeres y los hombres de la sala, empiezan a hablar uno por uno, por turnos, mientras todos los demás escuchan en silencio con mucha atención y paciencia. Cada uno expone breve y simplemente su visión de cómo les gustaría que fuese el mundo y cómo, con su trabajo particular, se esfuerzan para hacer realidad su visión. Comienzas a ponerte nerviosa y sientes cosquillas en el estómago. No te gusta este tipo de ejercicio. Sin embargo, mientras estás sentada en silencio y escuchas, te das cuenta de que nadie parece incómodo y a nadie le cuesta encontrar palabras para expresar sus ideas. Y nadie juzga o critica nada de lo que los demás dicen; todos parecen aceptar realmente todo lo que exponen. Parece que lo más importante es, sencillamente, que las palabras les salen del corazón. Y esta manera de hablar relaja el ambiente de la sala. Y te empiezas a sentir un poco menos nerviosa, un poco más alerta… y más curiosa.

Continue reading »

Tu misión: Una historia bien contada

Esta es una historia con un final feliz. Trata sobre la comunicación de las misiones de nuestros proyectos. Es también una historia sobre peces.

En primer lugar, antes de empezar, debemos aclarar la diferencia entre misión y visión:

Una declaración de misión habla del propósito fundamental de la organización; trata del presente.

Una declaración de visión dice lo que el proyecto quiere ser o cómo se quiere que el mundo sea si la misión se logra; se centra en el futuro.

De todas formas, es común y aceptado el uso de una mezcla de los términos misión, valores, visión, filosofía o credo para referirse al propósito de una organización.

Y en segundo lugar, debemos dejar que la historia añada un poco de contexto a nuestro relato. La palabra misión viene de missĭo -ōnis (del verbo latino mĭttere), que significa «acción de enviar». En inglés, se empezó a usar a mediados del siglo XVI para referirse al envío del Espíritu Santo al mundo. Hoy, cinco siglos más tarde, podemos definir la palabra como un objetivo muy sentido, ambición o llamada.

Bien, esto nos sitúa un poco ¿no?

El principio


En el principio había un proyecto.

Pero antes de que el proyecto se convirtiera en realidad, primero era una idea. Una idea con la intención de crear, cambiar, realizar o producir algo. Cuando esta idea madura y se convierte en un proyecto con un propósito claro, entonces necesita un plan para alcanzar su objetivo particular o, en otras palabras, para lograr su ‘misión’.

En la formulación de cualquier plan, la declaración de misión debería ser el segundo elemento descrito justo después del nombre del proyecto, organización o empresa. Se debe indicar con claridad y valentía lo que hace el proyecto y lo que pretende lograr —su misión o razón de ser.

Todas las personas que entran en contacto con un proyecto deben saber cuál es su misión.

Continue reading »

Una pregunta sencilla

Hay una pregunta sencilla que debe hacerse.‬ Aquí está:‬

¿Qué porcentaje de proyectos y empresas en el entorno actual expresa claramente su misión, visión y valores a su público?‬

(Haz clic en tu selección)‬

Bajo‬

Medio‬

Alto‬

Tal vez te haya sorprendido la respuesta‬ ‪—o la pregunta.

O tal vez piensas que la pregunta debería ser esta:‬

¿Tienen la misión, visión y valores de un proyecto o empresa un lugar en la era digital, en entornos multiplataforma y en nuestras redes profesionales y sociales?

Esa es otra buena.‬ ‪Y aquí está la respuesta:

Sí.‬ ‪Porque estos elementos hablan de la razón de ser, el contenido central de un proyecto y lo que quieres que el público vea, conozca y lo que le haga sentir conectado. ‪Es tu historia.

En la próxima entrada voy a tratar y definir claramente estos términos clave, voy a hacer que sean ideas útiles, les quitaré el polvo, las haré brillar.‬ ‪Son la esencia misma de la buena estrategia.

Un mantra estratégico

Si tuvieras que elegir un mantra estratégico para tu negocio, proyecto o iniciativa, repetir «claridad, claridad, claridad» podría ser una excelente opción. Sin embargo, es sorprendente la poca frecuencia con que se entona o se tiene en cuenta esta idea tan simple mientras nos movemos afanosamente por nuestra rutina diaria con el equipo, la producción y el trabajo.

La claridad empieza con la visión central de nuestro proyecto, una visión que todas las personas involucradas tienen que entender y compartir para poder participar plenamente y sacar el máximo provecho de sus habilidades. La claridad es también la clave para la coreografía sincronizada de un grupo de personas que trabajan juntas. Las personas deben entender su papel, saber lo que se espera de ellas, tener claros los plazos, metas y también las funciones de los demás miembros del equipo.

Esta es una de las omisiones más frecuentes que sufren muchos proyectos aquí y en todo el mundo. ¿Por qué? Porque conseguir claridad requiere una habilidad muy refinada y no siempre es fácil.  De hecho, puede costar bastante esfuerzo – que comienza por la intención del líder del proyecto. Pero cuando el trabajo más arduo está hecho y los momentos difíciles han pasado, se crean las iniciativas más fuertes y más eficaces; las actitudes cambian, la producción mejora y las personas alcanzan juntas objetivos compartidos. Funciona. Y las cosas se hacen más fáciles a partir de ahí.

El dibujante Gary Larson lo entiende. Así que coge un pincel metafórico y empieza a aclarar.

(«¡Bieeen! … Esto aclarará unas cuantas cosas por aquí»)