5 consejos para responder a emails que salvarán tu vida profesional

Los mensajes por email son unas de las herramientas de comunicación más dinámicas y a la vez asombrosamente peligrosas que tenemos. Y están aquí para quedarse.

Mientras volamos de Facebook, a Tweeter, y de Google+ a las aplicaciones emergentes del futuro, el email hará el viaje con nosotros, en el asiento de al lado con el cinturón de seguridad abrochado, sorbiendo un cóctel, seguro de su destino.

El uso de esta poderosa herramienta no requiere licencia, formación ni aprendizaje. Se trata de una tecnología abierta que todos puedan usar —libre e inocentemente. El email se considera un vehículo que fomenta la comunicación eficaz y fluida.

Hasta la primera colisión.

Es entonces cuando te das cuenta del daño que esta herramienta puede hacer en un abrir y cerrar de ojos. Y también te das cuenta, con horror, que los mensajes son menos biodegradables que el acero. Son permanentes.

Una vez que pulses el botón enviar, no los podrás recuperar o modificar —jamás. Solo pensarlo hace que me estremezca.

Como estratega de la comunicación, creo que todos necesitamos un poco de orientación para evitar desastres, consejos prácticos o reglas que nos ayuden a mantener nuestras relaciones profesionales sanas y largas.

Sin embargo, antes de pasar a los 5 consejos, tengo que hacer una confesión.

Hace unas semanas, rompí mis propias reglas clave para responder emails profesionales.

También rompí la regla de seguridad que había establecido en el caso de que quisiera romper las reglas clave.

Por supuesto, se produjo un pequeña colisión.

Continue reading »