Category: Relevancia

¿Qué problema solucionas?

Esa es la cuestión.

Y créeme, responder esa pregunta es la clave de la fortaleza de tu proyecto o negocio.

Puedes pensar en esa búsqueda de respuesta como una parte de tu historia, aunque este capítulo no tratará sobre ti. Tratará sobre tus clientes. La belleza de esta historia es que se escribe mientras lees estas palabras y pronto tendrá nuevos personajes y un argumento más sugestivo.

Mi intención es ayudarte a conectar con las personas que forman parte de tu población de clientes. Y sé que a veces es lo más difícil en cualquier proyecto o negocio, no importa lo excelente que sea el producto o servicio.

Vamos a empezar con esta pregunta fundamental: ¿qué problema o necesidad tiene tu población de clientes que tu proyecto o negocio pueda ayudar a resolver?

Antes de poder responder con precisión y honestidad, lo primero que tenemos que hacer es pensar de forma diferente.

Continue reading »

El antiguo aroma de la estrategia empresarial de vanguardia

Con los paraguas cerrados y goteando, entramos con prisa en la pequeña sala de espera dejando atrás la lluvia y el estrecho callejón. Inmediata y casi imperceptiblemente, nos sentimos envueltas en el evocativo olor a incienso  —el aroma de la sanación.

Uno de los aspectos más maravillosos de mi trabajo como consultora de estrategia independiente es precisamente la oportunidad de conocer íntimamente, ver, oír y tocar los proyectos de la gente con todos mis sentidos. Les ayudo a dibujar un mapa estratégico personalizado y un plan de acción para su idea, organización o empresa. Por eso estábamos mi cliente y yo ese día de lluvia en una acogedora sala de espera, envueltas en una fragancia dulce de madera.

Mi cliente quiere abrir una pequeña empresa para ofrecer servicios de salud en Barcelona y está haciéndolo ella misma como creadora, inversora y trabajadora única. La estoy ayudando a dibujar el mapa que necesita para llegar a buen puerto. Está emocionada, asustada  y muy ilusionada.

Como es la primera vez que se embarca en este tipo de aventura, pensé que le ayudaría hablar con alguien que tiene un negocio bastante similar en tamaño y contenido para dar forma a sus ideas, pero lo suficientemente diferente como para que a esa persona no le preocupara que copiáramos su modelo.

Conocía la empresa apropiada en una ciudad cercana. Con mi red de contactos, encontré un colega que conocía personalmente al propietario y se ofreció a llamarle y pedirle que nos abriera las puertas a mi cliente y a mí y nos hablara de su experiencia.

Nos invitó a su local un viernes por la tarde. Y aquí comienza la historia.

En la puerta nos recibió el propietario, llamémosle Julián,

Continue reading »

La historia de la motocicleta

La vi mientras corría.

Aparcada al lado de otras, la parte trasera hacia fuera, entre dos líneas blancas oblicuas.

Ni siquiera sé de qué color era porque el recuerdo me llegó rápido y fluido mientras mis ojos repasaban los detalles y leían la palabra Ducati.

La memoria brotó sin esfuerzo. Las imágenes que me vinieron a la mente eran familiares, era la misma secuencia que recordaba cada vez que veía una moto de esa marca.

Recuerdo la intensidad de su mirada al explicarme lo que él quería que yo entendiera con la simplicidad de la pasión.

Hace muchos años, mi amigo y yo íbamos caminando al trabajo por las callejuelas que serpenteaban por el barrio cercano al campus de la universidad; los dos trabajábamos de camareros en el mismo restaurante. De repente se detuvo, dejó de hablar y bajó la mirada hacia una solitaria motocicleta de color rojo aparcada en la grava. Su rostro se suavizó y asintió con la cabeza mientras nos quedamos en silencio. Entonces, levantó la mirada, clavó sus ojos brillantes en los míos y con entusiasmo en su voz dijo: 

Continue reading »

Sé innovador. Tu público come queso.

Pero no cualquier tipo de queso.

Miles de personas que viven en mi ciudad, Barcelona, están siguiendo una dieta específica que consiste en proteínas y verduras, poca grasa, casi nada de hidratos de carbono, ni aceite. ¿Puedes imaginar cuánta gente de esta gran metrópolis estará comiendo queso bajo en grasa mientras lees este artículo? Se trata de una tendencia que va en aumento y que probablemente alcanzará importantes cifras en los próximos años en Europa y América del Norte.

Sin embargo en esta misma ciudad, no conozco ningún restaurante que sirva siquiera un plato especialmente pensado para que estas personas sacien su apetito y puedan sentarse, relajarse y disfrutar con el resto de la población aficionada a comer fuera. Se quedan excluidas o deben romper su dieta. Esto les puede hacerse sentir frustradas y hasta puede llegar a afectar sus relaciones sociales.

Algo no cuadra. 

Continue reading »

Tu galleta de la suerte: Un mensaje estratégico para un verano afortunado

La tradición de envolver consejos para tener buena suerte dentro de una galleta se originó en Japón en el siglo XIX. Sin embargo, con las oleadas de emigración a Estados Unidos y Europa, junto con un espíritu emprendedor entusiasta, esta tradición de repente cambió de manos y comenzó su popularidad legendaria como postre ritual en miles de restaurantes chinos.

El misterio y la intriga de leer augurios de la suerte dentro de una galleta nos despierta el apetito de resolver los enigmas de nuestro futuro.

Así que, para desearte un maravilloso verano de relax y reflexión, La Estrategia Blog ha hecho una galleta de la suerte para ti.

Dentro de una de las cuatro galletas que encontrarás más abajo, hay un mensaje que, si lo entiendes y lo usas sabiamente, te guiará por el camino del desarrollo sano y feliz de tus proyectos.

El mensaje está destinado especialmente para el veraniego mes de agosto, aunque también vale para los 12 meses del año.

Lo que tienes que hacer es lo siguiente:

Mira los cuatro números y escoge uno, haz clic en él para abrir la galleta y lee lo que hay dentro.

Después de leer tu suerte, si sientes curiosidad y quieres abrir otra galleta, adelante — en todas ellas hay sabiduría estratégica. Pero recuerda: la primera que abras lleva el mensaje que la suerte eligió especialmente para ti.

Disfruta…

1

2

3

4

Tretas, mentiras y engaños: Un relato real

El vendedor desesperado

Una mujer que vive en una gran ciudad europea trata de vender un piso que tiene en una pequeña ciudad de las afueras. El piso lleva en venta más de dos años. Está en las listas de cuatro agencias inmobiliarias y hay muchas otras agencias que llaman cada semana interesadas en tenerlo en las suyas. Todas parecen comprensiblemente desesperadas. La mujer les dice «no, gracias» a todas con educación.

Un día, un hombre la llama y le pide que le enseñe el piso. Está muy interesado. Le dice que representa a una agencia y la mujer le dice: «Ya lo tienen cuatro agencias en sus listas y eso es suficiente, pero gracias por llamar». Y el hombre le responde: «Oh, pero yo soy el que está interesado en el piso, no mi agencia. Estoy buscando un piso en esta ciudad. Verá, me tengo que mudar de donde vivo ahora, un piso con terraza, y busco otro piso con terraza, por eso estoy interesado en el suyo».

La historia del hombre tiene lógica y ella le da una cita para enseñarle el piso.

El día de la cita, la mujer conduce durante media hora en coche hasta la ciudad de las afueras, se encuentra con el hombre en el apartamento y le echa un vistazo. El hombre lleva un pequeño cuaderno negro, que parece muy oficial y que se pasa distraídamente de una mano a la otra mientras examina las habitaciones.

Luego le dice:

Continue reading »

Una declaración de visión en 3 escenarios

Escenario 1: La isla

Estás sentada en la arena fresca y dorada de una pequeña playa. Tu ropa está mojada y destrozada, pero te sientes bien. No estás segura de cómo llegaste allí, lo último que recuerdas es que estabas de pie en la cubierta de un gran barco mirando el mar sin fin. Te das la vuelta para ver lo que te rodea. Detrás de ti hay una selva espesa y verde, bañada en la luz cálida de la puesta del sol. No hay nadie más a la vista. Algo te dice que estás sola. Es una isla desierta. Te sientes bien y extrañamente tranquila mientras la luz del sol alarga las sombras de las pequeñas conchas que hay esparcidas por la arena. Te pones a pensar. Piensas en las personas a quienes quieres, en las personas que te quieren. Fantaseas sobre construir una cabaña para vivir y comer la fruta de las palmeras. Las horas pasan, el cielo se vuelve naranja intenso y mientras te acuestas sobre la arena suave y miras el cielo, comienzas a pensar en tu proyecto, tu creación, tu trabajo. Tu perspectiva es diferente. Puedes ver tu proyecto con distancia por primera vez. Y empiezas a ver lo que le da al mundo, cómo se integra en él, cómo el mundo va a cambiar si sigues adelante, si haces tu proyecto fuerte. Y te das cuenta de que comienzas a sonreír al mismo tiempo que tienes este pensamiento: «El mundo me necesita, el mundo necesita mi proyecto».

A lo lejos, débilmente al principio, el sonido de la sirena de un barco se deja oír por encima del rítmico batir de las olas.

Escenario 2: La mujer

Estás en una espaciosa oficina con el piso de madera lustrada, estás solo con una mujer vestida con un traje sastre ajustado de lino de color marrón claro. Estáis sentados uno frente otro, cómodamente, en amplias sillas tapizadas de color beige, no hay ningún escritorio entre los dos. Estás intentando venderle tu proyecto; ella puede brindarte el apoyo económico y logístico que has soñado. Ella escucha tus palabras con atención e interés mientras le describes magistralmente tu proyecto. Te detienes un momento, inspiras profundamente, te centras y esperas alguna pregunta o signo de interés. Tu único público te mira con una sonrisa en sus ojos y después de un momento de silencio, con respeto, dice: «Me gusta. Solo tengo una pregunta antes de darte todo mi apoyo: ¿Qué trata de lograr tu proyecto en el mundo?»

Escenario 3: El círculo

Te han invitado a una reunión. Entras en una gran habitación con muchas sillas dispuestas en un amplio círculo. Hay muchas personas y todas empiezan a tomar asiento tranquilamente y sin prisa. Al mirar alrededor, empiezas a reconocer muchas caras y de repente te das cuenta: te encuentras en una reunión con los visionarios más importantes del mundo, líderes, pensadores y grandes maestros de todos los tiempos. Hay gente de todos los tonos de piel que te puedas imaginar; son altos, bajos, grandes y pequeños; son mujeres y hombres de todas las edades. Estás segura de que algunos de estos líderes no podrían estar vivos aún. Sin embargo, aquí están juntos en esta sala, como si el tiempo no tuviera ninguna importancia. Y ahí estás —de pie entre ellos. «Debe haber habido una confusión en las invitaciones», murmuras incómodamente para ti misma sintiéndote incómoda y fuera de lugar.

Siguiendo el ejemplo de las demás personas que hay en la habitación, tomas asiento en el gran círculo de sillas y te sientas sin hacer ruido preguntándote qué va a pasar. Espontánea y naturalmente, todos, las mujeres y los hombres de la sala, empiezan a hablar uno por uno, por turnos, mientras todos los demás escuchan en silencio con mucha atención y paciencia. Cada uno expone breve y simplemente su visión de cómo les gustaría que fuese el mundo y cómo, con su trabajo particular, se esfuerzan para hacer realidad su visión. Comienzas a ponerte nerviosa y sientes cosquillas en el estómago. No te gusta este tipo de ejercicio. Sin embargo, mientras estás sentada en silencio y escuchas, te das cuenta de que nadie parece incómodo y a nadie le cuesta encontrar palabras para expresar sus ideas. Y nadie juzga o critica nada de lo que los demás dicen; todos parecen aceptar realmente todo lo que exponen. Parece que lo más importante es, sencillamente, que las palabras les salen del corazón. Y esta manera de hablar relaja el ambiente de la sala. Y te empiezas a sentir un poco menos nerviosa, un poco más alerta… y más curiosa.

Continue reading »

El trompetista y el presidente

Un cuento corto sobre grupos focales

Había una vez dos hombres con talento; uno era un músico y el otro, un presidente electo de un país precioso. El músico tocaba la trompeta cada tarde para la gente que pasaba por un largo pasillo subterráneo que conectaba dos líneas del metro de la ciudad. El presidente pronunciaba discursos importantes que trataban de explicar la difícil situación económica del país a sus electores.

El músico interpretaba las canciones con sentimiento, pero tocaba la trompeta tan alto que la gente apresuraba el paso; algunos incluso se levantaban las solapas para proteger sus oídos porque el estruendo les producía una sensación de dolor según se acercaban. No muy lejos de allí, el presidente, que era un hombre inteligente y un orador competente, miraba de frente la cámara de televisión, daba cifras y datos complejos, y usaba un vocabulario técnico sin parar, mientras sus ciudadanos escuchaban en sus casas con confusión e impaciencia.

Ninguno de estos hombres con talento lograba cautivar la atención de sus públicos. Los dos fallaban por igual. Realmente necesitaban saber por qué sus públicos no reaccionaban como ellos esperaban. Un pequeño grupo focal en seguida se lo habría dicho. Al trompetista le habrían dicho que tocaba demasiado alto y, al presidente, que su discurso no ayudaba a entender los problemas reales del país.

Para el músico, eso significaba que la gente no le dejaba dinero en el sombrero. Para el presidente significaba que miles de personas se volvían frustradas y desconfiadas.

Piensa un momento en tu talento y tu proyecto. ¿Sabes cómo se siente tu público, qué piensa de tu proyecto y si tu arte causa el impacto que esperas? Si no, averígualo. Organiza un grupo focal o una serie de breves entrevistas.

Podría suponer la diferencia entre el éxito y regresar a casa con un sombrero vacío.

Cartografía de economías

Vamos a tomar un término muy común y profundizar un poco en él. Economía. Podemos definir la economía como la riqueza y los recursos de una determinada área temática o geográfica al alcance de las personas, en cuanto a producción y uso de cosas materiales o ideas. Bien.

Ahora usemos esta definición para enmarcar el mundo de hoy. El mundo actual se puede concebir como una construcción de un número creciente de economías diferentes – autónomas y interconectadas. Definamos unas cuantas: tenemos la economía global en la que todos participamos, luego está la economía de cada país y luego la de la ciudad.

Pero dentro de esta cartografía básica de economías ¿qué otras áreas podemos esbozar para ver las distintas comunidades o tribus de relaciones?

La economía de la tecnología, la economía de la salud, la economía de las relaciones humanas, la economía de la comunicación, la economía de la cultura, la economía de la arquitectura, la economía de los alimentos, la economía de la narración de historias, de la artesanía, de la música, del ocio, de la belleza, de la justicia, de la consciencia, de la educación, del talento, del conocimiento, de la naturaleza, y, por qué no, la economía del alma.

Estas economías se superponen y se pliegan unas sobre otras; sus contornos están dibujados con líneas suaves y fluidas. Mirar el mundo con este nuevo mapa podría ayudarnos a ver con mayor claridad la extensión de nuestras áreas de influencia y contribución, y a visualizar y planificar el movimiento de nuestros proyectos con una mayor conciencia.

Apuesto a que, si ahora mismo te tomas un momento para contemplar con nuevos ojos la plenitud de lo que ayudas a crear y alimentar en este mundo, te dará una sensación agradable. Muy agradable.