Tretas, mentiras y engaños: Un relato real

El vendedor desesperado

Una mujer que vive en una gran ciudad europea trata de vender un piso que tiene en una pequeña ciudad de las afueras. El piso lleva en venta más de dos años. Está en las listas de cuatro agencias inmobiliarias y hay muchas otras agencias que llaman cada semana interesadas en tenerlo en las suyas. Todas parecen comprensiblemente desesperadas. La mujer les dice «no, gracias» a todas con educación.

Un día, un hombre la llama y le pide que le enseñe el piso. Está muy interesado. Le dice que representa a una agencia y la mujer le dice: «Ya lo tienen cuatro agencias en sus listas y eso es suficiente, pero gracias por llamar». Y el hombre le responde: «Oh, pero yo soy el que está interesado en el piso, no mi agencia. Estoy buscando un piso en esta ciudad. Verá, me tengo que mudar de donde vivo ahora, un piso con terraza, y busco otro piso con terraza, por eso estoy interesado en el suyo».

La historia del hombre tiene lógica y ella le da una cita para enseñarle el piso.

El día de la cita, la mujer conduce durante media hora en coche hasta la ciudad de las afueras, se encuentra con el hombre en el apartamento y le echa un vistazo. El hombre lleva un pequeño cuaderno negro, que parece muy oficial y que se pasa distraídamente de una mano a la otra mientras examina las habitaciones.

Luego le dice:

Continue reading »