Category: Humanidad

El disco duro y el cerebro

La primera imagen es mi disco duro. Dejó de funcionar.

La segunda imagen es mi cerebro. Sigue funcionando.

Una diferencia importante entre lo que hacen nuestros ordenadores y lo que hacen nuestros cerebros es que aunque nuestros discos duros dejan de funcionar, nuestros cerebros no.

Otra diferencia es que los discos duros se fabrican en serie.

Nuestros cerebros son maravillosamente y excepcionalmente únicos.

Sí, es cierto.

Pero eso es solo el principio. Hay más.

Nuestros cerebros dan forma a quienes somos.

Y es quienes somos quienes dejan su huella en el mundo y en las personas que nos rodean.

No nuestros discos duros.

Es quienes somos quienes crean proyectos y se atreven a darles la vida, se atreven a fracasar y se atreven a volver a intentarlo.

No nuestros discos duros.

Hoy día, es una tentación fusionarlos —el cerebro y el disco duro— para convertirlos en uno, para celebrar sus similitudes, para desear que funcionen de la misma manera.

No lo hagas.

Te perderás conocer la misma naturaleza de tu existencia:

tu capacidad de pensar creativamente, de pensar despacio, de repensar;

tu capacidad de cometer errores, asumir riesgos, caer y volver a levantarte;

tu capacidad de conectar ideas, de percibir necesidades, de hacer preguntas y escuchar en silencio;

tu capacidad de crecer, de reír, llorar, enfadarte, pedir ayuda y luego aprender;

tu capacidad de sentir curiosidad, de ver la imagen completa, de caer en la cuenta;

tu capacidad de actuar, de dar un salto de fe, de desafiar a la razón, de empezar de nuevo, de cambiar de dirección;

tu capacidad de lograr el éxito al trabajar por lo que crees y sacar fuerzas de lo que valoras.

Lo que el mundo necesita, más que nunca, ahora mismo, es lo que ereslo que decidas ser, lo que decidas hacer, lo que decidas comunicar y a quien decidas comunicárselo.

Un ordenador y su disco duro no pueden hacer eso.

Tú y tu cerebro sí.

…………………….

Nota de la autora: la imagen del disco duro es de mi ordenador portátil Macintosh. La imagen del cerebro es de una resonancia magnética craneal que me había hecho porque tenía mucha curiosidad.

Si quieres ver algunos segundos de un cerebro —mi cerebro— en movimiento, haz clic aquí o mira el vídeo a continuación.


Dicha en un momento de misterio: Galletas de la fortuna para un 2012 estratégico

Es el comienzo de un año nuevo, un momento simbólico para muchas personas.

En Occidente, esta es una rara ocasión en la que nuestra sociedad, tan exigente en realidad, apenas prescribe nada. Cuando los medios de comunicación, la publicidad y la mitología cultural no nos dicen qué sentir, desear o hacer.

Según el lugar donde vivimos, cuando el reloj marca la medianoche, hay diferentes costumbres y comportamientos que podemos seguir, pero el significado más profundo de este momento lo ha de definir o adoptar cada persona para sí.

En mi región adoptada de Cataluña, poblada por grandes torres de reloj en cada pueblo y ciudad, comemos una uva por cada campanada de la medianoche. Apresuradamente metiendo una uva por segundo en nuestra boca abierta bajo nuestros sonrientes ojos, nos preguntamos en secreto, cada año, si nos atragantaremos al llegar a la duodécima uva —lo que transformaría ese ritual en una despedida del mundo en lugar de una entrada en el año nuevo. Al final, no nos atragantamos, nunca lo hacemos, aunque el riesgo es emocionante y palpable.

Continue reading »

El espejo, el vestido y el paradigma digital

Con prisa e impaciente, allí estaba yo, de pie frente al espejo tratando de hacer un nudo atractivo con el cinturón de tela de un vestido cruzado que había elegido para hoy.

Hice un nudo, di un paso atrás, me miré en el espejo, fruncí el ceño, desaté el nudo y lo volví a hacer.

Tenía que estar saliendo ya; no tenía mucho tiempo antes del comienzo de una reunión con un grupo de clientes.

«Este», murmuré para mi, «es peor que el primero». Dejé escapar un suspiro y fue entonces cuando sucedió algo inesperado.

Tuve el impulso inmediato de ir al menú y seleccionar y hacer clic en Deshacer, de volver al nudo anterior con un simple y rápido clic del ratón. 

Continue reading »

Una declaración de visión en 3 escenarios

Escenario 1: La isla

Estás sentada en la arena fresca y dorada de una pequeña playa. Tu ropa está mojada y destrozada, pero te sientes bien. No estás segura de cómo llegaste allí, lo último que recuerdas es que estabas de pie en la cubierta de un gran barco mirando el mar sin fin. Te das la vuelta para ver lo que te rodea. Detrás de ti hay una selva espesa y verde, bañada en la luz cálida de la puesta del sol. No hay nadie más a la vista. Algo te dice que estás sola. Es una isla desierta. Te sientes bien y extrañamente tranquila mientras la luz del sol alarga las sombras de las pequeñas conchas que hay esparcidas por la arena. Te pones a pensar. Piensas en las personas a quienes quieres, en las personas que te quieren. Fantaseas sobre construir una cabaña para vivir y comer la fruta de las palmeras. Las horas pasan, el cielo se vuelve naranja intenso y mientras te acuestas sobre la arena suave y miras el cielo, comienzas a pensar en tu proyecto, tu creación, tu trabajo. Tu perspectiva es diferente. Puedes ver tu proyecto con distancia por primera vez. Y empiezas a ver lo que le da al mundo, cómo se integra en él, cómo el mundo va a cambiar si sigues adelante, si haces tu proyecto fuerte. Y te das cuenta de que comienzas a sonreír al mismo tiempo que tienes este pensamiento: «El mundo me necesita, el mundo necesita mi proyecto».

A lo lejos, débilmente al principio, el sonido de la sirena de un barco se deja oír por encima del rítmico batir de las olas.

Escenario 2: La mujer

Estás en una espaciosa oficina con el piso de madera lustrada, estás solo con una mujer vestida con un traje sastre ajustado de lino de color marrón claro. Estáis sentados uno frente otro, cómodamente, en amplias sillas tapizadas de color beige, no hay ningún escritorio entre los dos. Estás intentando venderle tu proyecto; ella puede brindarte el apoyo económico y logístico que has soñado. Ella escucha tus palabras con atención e interés mientras le describes magistralmente tu proyecto. Te detienes un momento, inspiras profundamente, te centras y esperas alguna pregunta o signo de interés. Tu único público te mira con una sonrisa en sus ojos y después de un momento de silencio, con respeto, dice: «Me gusta. Solo tengo una pregunta antes de darte todo mi apoyo: ¿Qué trata de lograr tu proyecto en el mundo?»

Escenario 3: El círculo

Te han invitado a una reunión. Entras en una gran habitación con muchas sillas dispuestas en un amplio círculo. Hay muchas personas y todas empiezan a tomar asiento tranquilamente y sin prisa. Al mirar alrededor, empiezas a reconocer muchas caras y de repente te das cuenta: te encuentras en una reunión con los visionarios más importantes del mundo, líderes, pensadores y grandes maestros de todos los tiempos. Hay gente de todos los tonos de piel que te puedas imaginar; son altos, bajos, grandes y pequeños; son mujeres y hombres de todas las edades. Estás segura de que algunos de estos líderes no podrían estar vivos aún. Sin embargo, aquí están juntos en esta sala, como si el tiempo no tuviera ninguna importancia. Y ahí estás —de pie entre ellos. «Debe haber habido una confusión en las invitaciones», murmuras incómodamente para ti misma sintiéndote incómoda y fuera de lugar.

Siguiendo el ejemplo de las demás personas que hay en la habitación, tomas asiento en el gran círculo de sillas y te sientas sin hacer ruido preguntándote qué va a pasar. Espontánea y naturalmente, todos, las mujeres y los hombres de la sala, empiezan a hablar uno por uno, por turnos, mientras todos los demás escuchan en silencio con mucha atención y paciencia. Cada uno expone breve y simplemente su visión de cómo les gustaría que fuese el mundo y cómo, con su trabajo particular, se esfuerzan para hacer realidad su visión. Comienzas a ponerte nerviosa y sientes cosquillas en el estómago. No te gusta este tipo de ejercicio. Sin embargo, mientras estás sentada en silencio y escuchas, te das cuenta de que nadie parece incómodo y a nadie le cuesta encontrar palabras para expresar sus ideas. Y nadie juzga o critica nada de lo que los demás dicen; todos parecen aceptar realmente todo lo que exponen. Parece que lo más importante es, sencillamente, que las palabras les salen del corazón. Y esta manera de hablar relaja el ambiente de la sala. Y te empiezas a sentir un poco menos nerviosa, un poco más alerta… y más curiosa.

Continue reading »

Cero tweets

La era digital es cool.‬ ‪Es seductora y muy conveniente.‬ ‪Nos puede hacer la vida más fácil, más rápida e incluso más visible‬ —pero no siempre.‬

Algunas cosas pueden volverse invisibles —‬ ‪las vidas de algunas personas, por ejemplo.

En nuestro mundo laboral, hay un gran grupo de personas que son invisibles a la mirada digital.‬ ‪Incluso en nuestros propios proyectos o empresas, los nombres de las personas que hacen algunos de los trabajos más importantes podrían no aparecer jamás en los primeros puestos de los resultados de una búsqueda en Google.

La gran mayoría de las personas que trabajan en proyectos —muchas veces en proyectos grandes— están ocupadas haciendo el trabajo que debe hacerse para que el proyecto funcione.‬ ‪Por lo general son anónimas, desconocidas y el público en general rara vez ve su nombre en luces de neón. 

Continue reading »

La tecnología, el tiempo real y tú‬

Está sucediendo algo nuevo.‬

Nunca antes, nosotros, la población en general, habíamos podido pararnos y observar la propagación de la tecnología mientras sucede.‬

Hasta ahora la capacidad de ver la diseminación de las diferentes tecnologías había llegado mucho tiempo después de su introducción en la cultura de masas.‬

Los mapas de la propagación de la imprenta, el teléfono, los automóviles, los televisores, los viajes en avión, el cine o los ordenadores se podían ver mucho tiempo después de que un gran número de personas empezaran a usar estas tecnologías.

Incluso ahora, la mayoría de nosotros nunca hemos visto o pensado en cómo podrían ser esos mapas, ni hemos tenido las herramientas para trazar las diferentes formas en que estas tecnologías han cambiado los elementos de la actividad y la interacción humana.

Esta información se ha mantenido históricamente dentro de los pequeños círculos de investigación científica, académica o empresarial.‬

Ahora todo esto puede ser diferente.‬

Hoy en día, debido a la producción masiva de datos, las personas que tenemos acceso a Internet, podemos ver cómo la tecnología se despliega ante nuestros ojos.‬

Déjame mostrarte un ejemplo de lo que quiero decir: un mapa digital espectacular que se creó para contemplar el rápido despliegue de Android, una nueva tecnología de comunicación.‬

Primero, quizás sea útil conocer un poco de historia.

Android es un sistema operativo de código abierto para dispositivos móviles que es ahora propiedad de Google Inc.‬

El sistema operativo Android incluye un conjunto de tecnologías: un sistema operativo, aplicaciones y middleware (el middleware permite conectar las aplicaciones de software individuales. Se usa en smartphonesnetbookstabletas, y su objetivo básico es permitir que las personas que usan dispositivos móviles puedan transmitir datos rápida, simple y fácilmente.

El primer teléfono con este sistema fue lanzado a finales de 2008, produciendo una onda de actividad en todo el mundo —el comienzo, muy probablemente, de un cambio profundo en las herramientas que los seres humanos usan para comunicarse.‬

Y por primera vez en la historia, tú y yo podemos ver el cambio mientras ocurre.‬

El breve vídeo que sigue es un mapa en movimiento, acelerado, de la activación de dispositivos móviles Android por personas de todo el mundo desde finales de 2008 hasta principios de 2011—un espectáculo de luz de tres minutos que condensa veintiséis meses de la extensión de una nueva tecnología de comunicación.‬ ‪Primero presenta una visión global, a continuación, América del Norte, después Europa y luego Asia.

Echa un vistazo aquí o al vídeo abajo.

Espectacular ¿verdad?‬ 

Continue reading »