Category: Filosofía

El antiguo aroma de la estrategia empresarial de vanguardia

Con los paraguas cerrados y goteando, entramos con prisa en la pequeña sala de espera dejando atrás la lluvia y el estrecho callejón. Inmediata y casi imperceptiblemente, nos sentimos envueltas en el evocativo olor a incienso  —el aroma de la sanación.

Uno de los aspectos más maravillosos de mi trabajo como consultora de estrategia independiente es precisamente la oportunidad de conocer íntimamente, ver, oír y tocar los proyectos de la gente con todos mis sentidos. Les ayudo a dibujar un mapa estratégico personalizado y un plan de acción para su idea, organización o empresa. Por eso estábamos mi cliente y yo ese día de lluvia en una acogedora sala de espera, envueltas en una fragancia dulce de madera.

Mi cliente quiere abrir una pequeña empresa para ofrecer servicios de salud en Barcelona y está haciéndolo ella misma como creadora, inversora y trabajadora única. La estoy ayudando a dibujar el mapa que necesita para llegar a buen puerto. Está emocionada, asustada  y muy ilusionada.

Como es la primera vez que se embarca en este tipo de aventura, pensé que le ayudaría hablar con alguien que tiene un negocio bastante similar en tamaño y contenido para dar forma a sus ideas, pero lo suficientemente diferente como para que a esa persona no le preocupara que copiáramos su modelo.

Conocía la empresa apropiada en una ciudad cercana. Con mi red de contactos, encontré un colega que conocía personalmente al propietario y se ofreció a llamarle y pedirle que nos abriera las puertas a mi cliente y a mí y nos hablara de su experiencia.

Nos invitó a su local un viernes por la tarde. Y aquí comienza la historia.

En la puerta nos recibió el propietario, llamémosle Julián,

Continue reading »

Tres valores importantes para ti

Esto no es fácil de escribir y no sé muy bien por qué.‬

Una de las razones podría ser la levedad engañosa de la palabra ‘valores’ comparada con la profundidad de la influencia que la palabra tiene en nuestro mundo y en nuestra vida diaria.‬

¿Qué son los valores?‬Es una pregunta que los filósofos, escritores, poetas, políticos, creadores y gente común se han planteado desde que se creó el concepto hace mucho, mucho tiempo.‬

Wikipedia dice: «los valores personales constituyen una referencia interna para lo que es bueno, beneficioso, importante, útil, hermoso, deseable, constructivo etc. Los valores generan un comportamiento [...] y dan respuestas a las preguntas de por qué las personas hacen lo que hacen y en qué orden deciden hacerlo».‬

Pero no necesitamos estas definiciones. ‪‪Porque inherentemente todos sabemos qué son los valores.‬ ‪Reconocemos lo que son con mucha más claridad de lo que seguramente podamos describirlos.‬ ‪Los valores residen muy dentro de nosotros, en el interior del yo individual y colectivo.

Creo que la razón de que este artículo no fuera fácil de escribir se debe a la naturaleza misma de los valores —de su profunda interiorización en nosotros mismos y en nuestra sociedad.‬ ‪A veces buscar dentro de una misma y poner en palabras lo que encuentra puede ser un poco complicado.

Cuando me encargué a mí misma y a algunos colegas la tarea de nombrar los tres valores más importantes para cada uno de nosotros, encontré silencio, sonrisas, labios fruncidos y ojos mirando el cielo mientras buscaban a tientas las palabras.‬ ‪Al final, todo el mundo logramos nombrar tres, pero el esfuerzo que nos costó me intrigó.‬ ‪Quise saber más.

Así que salí a la calle en Barcelona una tarde de fin de semana con una grabadora digital para averiguar cuáles eran los valores más importantes para las personas —personas que no conocía, escogidas al azar.‬ ‪La pregunta no era fácil de formular ni la respuesta fue fácil de encontrar para algunas personas; aunque todas parecían sinceras en sus respuestas y todas se tomaron la pregunta muy en serio.

La pregunta básica que les hice fue: ¿Cuáles son tres valores importantes para ti que buscas en los demás o en la sociedad?

Y esto es lo que respondieron:‬

Si te tomaras un momento para responder a la misma pregunta ¿qué dirías?‬ ¿Cuáles son tres valores importantes para ti que buscas en los demás o en la sociedad?‬

1.______________
2.______________
3.______________

Ahora pasemos a tu proyecto, organización o empresa.‬ ‪¿Refleja con claridad alguno de los tres valores que acabas de nombrar?‬ ‪¿En la declaración de la misión?‬ ‪¿En los objetivos?‬ ‪¿En la relación con tu público?‬ ‪¿Te guían en tu gestión diaria?

Se podrían reflejar en tu proyecto de muchas maneras diferentes.‬ ¿Por qué?‬

Continue reading »

Tu misión: Una historia bien contada

Esta es una historia con un final feliz. Trata sobre la comunicación de las misiones de nuestros proyectos. Es también una historia sobre peces.

En primer lugar, antes de empezar, debemos aclarar la diferencia entre misión y visión:

Una declaración de misión habla del propósito fundamental de la organización; trata del presente.

Una declaración de visión dice lo que el proyecto quiere ser o cómo se quiere que el mundo sea si la misión se logra; se centra en el futuro.

De todas formas, es común y aceptado el uso de una mezcla de los términos misión, valores, visión, filosofía o credo para referirse al propósito de una organización.

Y en segundo lugar, debemos dejar que la historia añada un poco de contexto a nuestro relato. La palabra misión viene de missĭo -ōnis (del verbo latino mĭttere), que significa «acción de enviar». En inglés, se empezó a usar a mediados del siglo XVI para referirse al envío del Espíritu Santo al mundo. Hoy, cinco siglos más tarde, podemos definir la palabra como un objetivo muy sentido, ambición o llamada.

Bien, esto nos sitúa un poco ¿no?

El principio


En el principio había un proyecto.

Pero antes de que el proyecto se convirtiera en realidad, primero era una idea. Una idea con la intención de crear, cambiar, realizar o producir algo. Cuando esta idea madura y se convierte en un proyecto con un propósito claro, entonces necesita un plan para alcanzar su objetivo particular o, en otras palabras, para lograr su ‘misión’.

En la formulación de cualquier plan, la declaración de misión debería ser el segundo elemento descrito justo después del nombre del proyecto, organización o empresa. Se debe indicar con claridad y valentía lo que hace el proyecto y lo que pretende lograr —su misión o razón de ser.

Todas las personas que entran en contacto con un proyecto deben saber cuál es su misión.

Continue reading »

El marketing y lo hiperreal

En Mundo espejo —una novela del escritor ciberpunk William Gibson— uno de los personajes que se presentan al lector es Magda, una joven que trabaja por su cuenta para una agencia de publicidad para financiar su carrera artística como creadora de sombreros. La agencia le paga por ir a lugares sociales cuidadosamente seleccionados y mencionar una marca de ropa nueva, una película reciente o un nuevo producto que ha salido al mercado en sus conversaciones informales con la gente que conoce. No se le pide que recomiende esos productos, solo que los mencione favorablemente. O, si una persona con la que se encuentra, por ejemplo, un hombre que muestra atracción por ella en un bar, menciona un producto específico, entonces a ella le pagan por decir que a ella también le gusta ese producto. El objetivo de la agencia no es crear consumidores inmediatos de un producto en particular, sino que las personas reciclen la información a los demás: es un modelo viral.

Pero, con el paso del tiempo, a Magda le empieza a suceder algo: cuando sale a divertirse — no a trabajar, tal vez a tomar unas copas — conoce a otras personas y empieza a charlar con ellas. Y, si por casualidad esa persona habla de un diseñador, una película o un producto en el curso de la conversación, Magda es incapaz de seguir, ya no puede disfrutar del encuentro. Comienza a desconfiar de la gente, desconfía de su autenticidad. Ya no sabe lo que es real.

Los conceptos de auténtico y real están pasando a situarse en el centro de nuestra historia colectiva desde hace un tiempo, empujados, en parte, por la actividad trepidante de marketing. Lo real y lo simulado ya no tienen definiciones o límites claros.

El filósofo Jean Baudrillard sostiene que un simulacro no es simplemente una copia de lo real, sino que se convierte en una verdad en sí misma, se convierte en lo hiperreal. Esencialmente, lo simulado se convierte en la realidad.

Pero ¿qué hacemos con estas ideas? Sus consecuencias son tanto filosóficas como prácticas. Continuamente tomamos decisiones sobre las estrategias de comunicación de nuestros proyectos y productos que se entrecruzan con cuestiones de autenticidad, tanto si nos hemos parado a pensar en ello como si no.

Podría ser que dependiese totalmente de cada uno de nosotros desarrollar paradigmas de marketing y contenidos que reflejen nuestros valores personales — mejor aún, que iluminen nuestros propios valores.

Esto no lo harán los demás por nosotros. Y, no hay un mapa claro, ningún conjunto de normas. Aquí estamos, personas desnudas, revelando nuestra esencia, sin nada más que el deseo y la intención para guiarnos por un laberinto cambiante de posibilidades.

La historia de Magda podría al menos servir como una de las voces que nos guíe en nuestra búsqueda: sus actos de simulación al final se volvieron contra ella y la hicieron dudar de la gente que la rodeaba —lo real se había convertido en indistinguible de lo hiperreal.

Ella anhelaba autenticidad.