Category: Conexión

Mejorar tu estrategia de venta es como aprender el arte de boxeo: Atención, precisión, conexión

Todos vendemos algo:

Ideas, métodos, tecnologías, productos, servicios, creaciones artísticas….

Todos necesitamos que la gente compre lo que vendemos. Es la pura verdad, sin adornos.

Vender nuestros productos o servicios no es fácil. Si quieres mejorar como vendedor o necesitas una perspectiva fresca, esta historia es para ti.

. . . . . . . . . . . . . . . 

Lo hice.

Por fin di el salto. Hoy tuve mi cuarta sesión.

Hace poco he comenzado a hacer algo que llevaba tiempo deseando hacer: aprender el deporte del boxeo. Y ahora tengo un entrenador personal, un coach, solo para mí.

Cuando me levanté esta mañana y me puse la ropa de deporte, me dolía todo el cuerpo. Podía sentir músculos que nunca había sentido antes. Sí señor, ahí están, estirándose y trabajándose por la que parece ser la primera vez.

Probablemente todos creemos saber boxear, más o menos. Entonces, ¿por qué busqué un entrenador para ayudarme a hacer algo que podría haber hecho por mi cuenta? Todo lo que tienes que hacer es poner los puños delante de la cara y dar puñetazos al aire, ¿no?

No.

Continue reading »

¿Qué problema solucionas?

Esa es la cuestión.

Y créeme, responder esa pregunta es la clave de la fortaleza de tu proyecto o negocio.

Puedes pensar en esa búsqueda de respuesta como una parte de tu historia, aunque este capítulo no tratará sobre ti. Tratará sobre tus clientes. La belleza de esta historia es que se escribe mientras lees estas palabras y pronto tendrá nuevos personajes y un argumento más sugestivo.

Mi intención es ayudarte a conectar con las personas que forman parte de tu población de clientes. Y sé que a veces es lo más difícil en cualquier proyecto o negocio, no importa lo excelente que sea el producto o servicio.

Vamos a empezar con esta pregunta fundamental: ¿qué problema o necesidad tiene tu población de clientes que tu proyecto o negocio pueda ayudar a resolver?

Antes de poder responder con precisión y honestidad, lo primero que tenemos que hacer es pensar de forma diferente.

Continue reading »

Cuando tu talento está en llamas, encontrar el lenguaje perfecto es tu estrategia más refrescante

Fuera, Barcelona estaba ardiendo.

Dentro, los camareros con chaquetas blancas se afanaban a mi alrededor. Y eso era exactamente lo que quería: aire acondicionado, un sitio para mí durante el tiempo que lo necesitara, unos profesionales atendiéndome, un menú mediterráneo y un vaso de agua mineral con hielo y limón.

Un paraíso temporal.

En una ciudad en llamas.

Fuera, hacía mucho calor; era un día de julio en Barcelona con un sol abrasador.

A los habitantes de esta ciudad nos ocurre una cosa muy curiosa cada verano —sufrimos una amnesia colectiva. Nos olvidamos de cómo es el verano —de cómo es siempre. Y para expresar este curioso trastorno celebramos una especie de ritual verbal y emocional. No nos ponemos de acuerdo ni nada de eso, pero todos a la vez nos sentimos de golpe abrumados por el calor. Nos parece increíble y las bocanadas de aire caliente nos encienden la piel, nos llegan al alma y nos marchitan el ánimo, como si nunca antes hubiéramos sentido algo parecido.

Continue reading »

De la oscuridad a la luz: el secreto del content marketing

Al final de esta entrada perderás el miedo a la oscuridad… o al hombre del saco… o al marketing —sobre todo al content marketing.

La palabra marketing hace que muchos nos sintamos intimidados. De algún modo, se ha convertido en un dios mitológico omnipresente e implacable, siempre dispuesto a lanzarnos relámpagos si no lo veneramos y no le hacemos ofrendas a su poder y grandeza.

Es una palabra que muchas veces produce ansiedad, porque casi siempre pensamos que no lo hacemos bien… o que no sabemos hacerlo… o que no estamos al día sobre las últimas tendencias… o que no las adoptamos con celeridad… o que no nos hacemos oír… o que no somos tan cool.

El marketing, hasta ahora, ha sido el terreno divino de una élite creativa, no de los simples mortales como tú y yo.

El marketing es como hombre del saco con Ray-Bans.

Pero, al final de esta entrada, eso será diferente. Habrás desnudado el mito y domado a la bestia.

¿Suena bien? Empecemos entonces.

Continue reading »

El disco duro y el cerebro

La primera imagen es mi disco duro. Dejó de funcionar.

La segunda imagen es mi cerebro. Sigue funcionando.

Una diferencia importante entre lo que hacen nuestros ordenadores y lo que hacen nuestros cerebros es que aunque nuestros discos duros dejan de funcionar, nuestros cerebros no.

Otra diferencia es que los discos duros se fabrican en serie.

Nuestros cerebros son maravillosamente y excepcionalmente únicos.

Sí, es cierto.

Pero eso es solo el principio. Hay más.

Nuestros cerebros dan forma a quienes somos.

Y es quienes somos quienes dejan su huella en el mundo y en las personas que nos rodean.

No nuestros discos duros.

Es quienes somos quienes crean proyectos y se atreven a darles la vida, se atreven a fracasar y se atreven a volver a intentarlo.

No nuestros discos duros.

Hoy día, es una tentación fusionarlos —el cerebro y el disco duro— para convertirlos en uno, para celebrar sus similitudes, para desear que funcionen de la misma manera.

No lo hagas.

Te perderás conocer la misma naturaleza de tu existencia:

tu capacidad de pensar creativamente, de pensar despacio, de repensar;

tu capacidad de cometer errores, asumir riesgos, caer y volver a levantarte;

tu capacidad de conectar ideas, de percibir necesidades, de hacer preguntas y escuchar en silencio;

tu capacidad de crecer, de reír, llorar, enfadarte, pedir ayuda y luego aprender;

tu capacidad de sentir curiosidad, de ver la imagen completa, de caer en la cuenta;

tu capacidad de actuar, de dar un salto de fe, de desafiar a la razón, de empezar de nuevo, de cambiar de dirección;

tu capacidad de lograr el éxito al trabajar por lo que crees y sacar fuerzas de lo que valoras.

Lo que el mundo necesita, más que nunca, ahora mismo, es lo que ereslo que decidas ser, lo que decidas hacer, lo que decidas comunicar y a quien decidas comunicárselo.

Un ordenador y su disco duro no pueden hacer eso.

Tú y tu cerebro sí.

…………………….

Nota de la autora: la imagen del disco duro es de mi ordenador portátil Macintosh. La imagen del cerebro es de una resonancia magnética craneal que me había hecho porque tenía mucha curiosidad.

Si quieres ver algunos segundos de un cerebro —mi cerebro— en movimiento, haz clic aquí o mira el vídeo a continuación.


Dicha en un momento de misterio: Galletas de la fortuna para un 2012 estratégico

Es el comienzo de un año nuevo, un momento simbólico para muchas personas.

En Occidente, esta es una rara ocasión en la que nuestra sociedad, tan exigente en realidad, apenas prescribe nada. Cuando los medios de comunicación, la publicidad y la mitología cultural no nos dicen qué sentir, desear o hacer.

Según el lugar donde vivimos, cuando el reloj marca la medianoche, hay diferentes costumbres y comportamientos que podemos seguir, pero el significado más profundo de este momento lo ha de definir o adoptar cada persona para sí.

En mi región adoptada de Cataluña, poblada por grandes torres de reloj en cada pueblo y ciudad, comemos una uva por cada campanada de la medianoche. Apresuradamente metiendo una uva por segundo en nuestra boca abierta bajo nuestros sonrientes ojos, nos preguntamos en secreto, cada año, si nos atragantaremos al llegar a la duodécima uva —lo que transformaría ese ritual en una despedida del mundo en lugar de una entrada en el año nuevo. Al final, no nos atragantamos, nunca lo hacemos, aunque el riesgo es emocionante y palpable.

Continue reading »

La historia de la motocicleta

La vi mientras corría.

Aparcada al lado de otras, la parte trasera hacia fuera, entre dos líneas blancas oblicuas.

Ni siquiera sé de qué color era porque el recuerdo me llegó rápido y fluido mientras mis ojos repasaban los detalles y leían la palabra Ducati.

La memoria brotó sin esfuerzo. Las imágenes que me vinieron a la mente eran familiares, era la misma secuencia que recordaba cada vez que veía una moto de esa marca.

Recuerdo la intensidad de su mirada al explicarme lo que él quería que yo entendiera con la simplicidad de la pasión.

Hace muchos años, mi amigo y yo íbamos caminando al trabajo por las callejuelas que serpenteaban por el barrio cercano al campus de la universidad; los dos trabajábamos de camareros en el mismo restaurante. De repente se detuvo, dejó de hablar y bajó la mirada hacia una solitaria motocicleta de color rojo aparcada en la grava. Su rostro se suavizó y asintió con la cabeza mientras nos quedamos en silencio. Entonces, levantó la mirada, clavó sus ojos brillantes en los míos y con entusiasmo en su voz dijo: 

Continue reading »